Archivo mensual: mayo 2011

Artistas por los Cinco

Cuando quiero sentirme cerca de alguien que está lejos, trato de imaginar qué podrá estar haciendo en ese momento. Siempre funciona. Aunque no conozcas a esa persona, contextualizarla, ponerla en tu cabeza en sus rutinas más comunes, le da cuerpo, lo humaniza tanto que puedes sentirlo. Cuando era adolescente lo hacía con mi cantante o mi actor preferido, pero ahora lo hago con los Cinco. Sigue leyendo

Anuncios

Nos fuimos a la cancha

Este sábado nos fuimos a la cancha del club atlético a jugar boly. Estábamos cumpliendo con una actividad del plan de trabajo que nuestro comité de base se propuso para este trimestre. Para los que no lo saben, comité de base es la organización de base, valga la redundancia, de la Unión de Jóvenes Comunistas en Cuba. Dicho así suena muy institucional, pero nada que ver. Sigue leyendo

Holguín: cine español en casa

En Holguín llueve. La gente camina con frío después de la lluvia, porque el sol de hace unas horas no presagió el agua y todos salieron con ropa fresca de casa. A mitad de la calle Maceo (entre Frexes y Aguilera), en la misma cuadra donde se hace el mejor batido de la ciudad, el Ateneo Cinematográfico se me antoja como un refugio, pero solo a partir de las 8 y media. Por estos días, quizás la gente que me rodea no lo sabe (la promoción no es buena), Holguín es subsede del Festival de Cine español del nuevo milenio. Desde el jueves, y a partir de las 8 y media se proyectan los filmes en tanda única.
La sala del Ateneo es pequeña, pero con asientos confortables. En realidad no sientes que desapareces como en las grandes salas porque aquí la luz de la pantalla alcanza hasta el último sillón y por más que te hundas, la penumbra no llega a distanciarte de los demás. Aún así vale la pena la experiencia de comprar palomitas, que en Holguín no se llaman así, sino rositas de maíz, (y no son tan baratas) y perderse no en la oscuridad, pero sí en el suspenso de un tipo al que han enterrado vivo (“Buried”, dir. Rodrigo Cortes), o en la trama del primer síndrome de Down que en Europa se gradúa de una carrera universitaria, y que se enamora de una muchacha sin ninguna discapacidad aparente (“Yo también”, dir. Álvaro Pastor y Antonio Naharro) o de un hombre que lucha contra el Alzheimer (Bicicleta, cuchara, manzana, dir. Carles Bosch) o del pringado pegado a la chica guapa “el que no tiene ninguna posibilidad de ligársela, pero que está acechando por si cae algo”, así dice la sinopsis… En Holguín sigue lloviendo, pero desde el interior del Ateneo casi no se siente ni el frío, ni el ruido, solo la vida más allá de la linterna mágica.

Consulte las sinopsis Sigue leyendo

El sueño de un arquitecto

Columbié descubrió unas celosías de madera en una película de Henry King, titulada “Love Is a Many Splendored Thing”. Aún andaba ensimismado en el recuerdo de la historia de la japonesa y el corresponsal de guerra, el amor imposible, y la voz de Nat King Cole como envoltura del drama, cuando encontró en una revista la estructura que había visto en el filme. Todo le pareció una simple casualidad hasta que una hermana lo invitó a conocer su nueva casa en La Habana, y al abrir la puerta, ahí estaban las celosías en medio de la sala, el mismo modelo, sin duda alguna. “Las tenía en mi camino”, terminó diciéndome el arquitecto de 89 años cuando pregunté por uno de los elementos que más llaman la atención en su casa, la número 14 de la calle Peralta. Sigue leyendo

El viejo Columbié

Hace unas semanas entrevisté a Luis Felipe Columbié, arquitecto de 89 años, proyectista de un buen número de las instalaciones que hoy visitan, viven y mueren los holguineros. Aún no termino de escribir, pero aquí va la primera parte: Sigue leyendo

Mis Romerías de Mayo en Holguín

Las Romerías de Mayo van entrando en su recta final, casi no he podido asistir a ninguno de los espacios, pero la Ciudad se ve revuelta sobre todo el Centro de Comunicación Cultural La Luz desde donde se cocina la noticia. Allí se realizan las Conferencias de Prensa y se concibe la publicación cultural del mismo nombre del centro.
Y saliendo de La luz, donde he vivido las Romerías con más intensidad, llegué a la Casa de Iberoamérica, Sigue leyendo