Nuestra Casa Itabo

Topes de Collantes, Sancti Spíritus, 2013

Alguien dijo que había visto una mano blanca tocando la ventana, y yo la visualicé, huesuda, pálida y endeble, como la extremidad de una cosa monstruosa que se arrastraba cerca de nosotros, que rodeaba la casa y que no tenía fuerza para asomarse por los cristales, solo para arrastrarse y husmear desde afuera nuestra felicidad.

La Casona que nos recibió con cuatro cuartos, dos salones y una cocina, fue en algún momento la Casa vivienda de la Finca Itabo. Allí donde Nardy hacía el cafecito en la noche y el amanecer, e íbamos nosotros con nuestros vasos plásticos a pedir la cuota como hermanitos obedientes, sudaron el atracón de la familia las cocineras del señor Rafael María Arze Lourteau, quizás allí mismo estaba la mesa, con la vajilla de Londres o París, como las que vimos en el museo de Trinidad, unas copitas de colores tan barroquitas y tan a relieve, y tan bonitas…

Las paredes guardaban la forma de esa otra época, puntal alto, puerta en el medio, ventanas a los lados. Cuando llegamos la primera mañana mi impresión era la de haber arribado a un sitio empolvado, como el vaho de un cajón lleno de papeles y recién abierto. Solo dejamos los maletines y nos fuimos, pero en la tarde regresamos, por un atajo, con frío, cansados… y fue como llegar a casa.

“Dicen que por las noches se siente un ruido en las ventanas”, comentó alguien con cara seria y una sonrisita asomando por la comisura de los labios. Yo esperaba ver la mano blanca o, en su lugar, el rostro tenebroso tras el cristal en cualquier momento, pero con el sueño, las ganas de comer, tomar cafecito con leche condensada, olvidé estar pendiente.

Nos convertimos nosotros mismos en los fantasmas cuando llegamos aquella noche planeando despertar a todo el mundo, corrimos alrededor de la casa, chillamos en las ventanas, y nos reímos a matar, porque nadie se despertó -bueno sí, Camilo, a quien le hicimos creer por un rato que la puerta se había abierto sola-. Ya en otro plan, le cantamos cumpleaños a Albertico (que no cumplía años) en todos los cuartos, y veíamos despertar bajo la luz de la cámara y nuestras carcajadas los rostros somnolientos y con frío.

Era como formar parte de una familia numerosa, de muchos hermanos. En los momentos de espera –para entrar al baño, a que el otro se acomode para acabar de irnos- cada uno se iba cobijando donde hubiera espacio, en una esquina del salón, en la terraza -y con el cigarro en la boca- o deambulando por los pasillos, en el cuarto del otro. Afuera todo estaba oscuro y en silencio, afuera crecían junto a la figura que nos acechaba tras la ventana, caballos blancos con jinetes sin cabeza, el niño desaparecido que visitaba a una psicóloga, el vampiro que amaneció tieso en el cementerio, el perro con rostro humano, la viejita que salió de la casa abandonada…

Todo eso afuera, adentro, nosotros, tomando café, riendo o durmiendo a pierna suelta.

La última noche un camión nos recogió en el camino para que llegáramos más rápido a casa, era la última noche y el colchón estuvo más blandito y cálido, pero ya no había café, se habían llevado la hornilla. Unas horas antes del amanecer, recogimos nuestras pertenencias y montamos los bultos en otro camión. Parecía que hubiéramos pintado la casa, puesto cortinas, muebles y ahora nos lo lleváramos todo en un gran saco.

Nuestro refugio se quedaba solo, y sentí que esa cosa viscosa que se arrastraba por los pasillos, que tal vez sí asomó su mano blanca y huesuda –pero nosotros estábamos muy entretenidos para notarla- se metía por las ventanas, a rastras, para devolverle a la casa Itabo el vaho, la penumbra y el silencio.

Anuncios

5 Respuestas a “Nuestra Casa Itabo

  1. Chely, de que ví la mano en el cristal, la vi, te lo juro que la vi. No sé si entraste el al baño de la segunda habitación, era algo medio raro era un baño grande, con la bañadera abandonada, un closet esto de los años 50, sin puertas, así abierto como exhausto por los años…
    Besos…

  2. Muy interesante tu blog. Te invito a que también revises los nuestros, realizados en la UCI, Cuba. Te dejo los enlaces y una descripción de ellos. Puedes colaborar con nosotros si lo deseas.
    Cybermambí es un blog que busca mostrar los avances tecnológicos de Cuba y el mundo, así como reflexionar y analizar sobre el aprovechamiento positivo de las ventajas que brindan las TICs. Igualmente se analizan las consecuencias de un uso desmedido o inapropiado de estos avances.
    http://cybermambi.wordpress.com/

    Cuba X Dentro es un blog cuyo propósito es ser un vehículo que permita acercarse a la realidad cubana actual desde diferentes aristas de la escena nacional, así como mantener actualizado a los cibernautas de los fenómenos y acontecimientos que se desarrollan en el mundo. Pretendemos incentivar la polémica desde la perspectiva revolucionaria, con acento en el diálogo entre las nuevas generaciones y su realidad circundante. Este espacio servirá para defender a Cuba y su pueblo de la guerra mediática a que son sometidos constantemente
    http://cubaxdentro.wordpress.com/

    Jóvenes por los 5 El blog es fundado en mayo del 2011 con motivo de ser el medio en la web para promocionar y dar cobertura total al III Evento Juvenil de Solidaridad con los 5. Se publicó toda la información referente al evento como el programa, fotos, videos, entrevistas, noticias etc…
    Luego de concluido el evento el blog se utiliza para divulgar la verdad sobre el caso de los 5 héroes prisioneros a través de secciones, noticias, artículos extraídos de otros medios y creados por los periodistas y/o colaboradores del blog, así como otros servicios de valor para los internautas,
    Dirigido a la red nacional y mundial Jóvenes por los 5 pretende llegar a todas las personas interesadas en el caso de los 5 héroes, propiciar la solidaridad con el caso por parte de la comunidad mundial, divulgar la realidad y desmentir cualquier campaña que se realice contra los cinco.
    URL: http://justiciaparaloscinco.wordpress.com/
    Versión en Inglés: http://justiceforthe5.wordpress.com/

  3. Bueno… con o sin mano blanca fue un gusto compartir tiempo con todos en una casa embrujada… porque hay que reconocerlo… medio creepy sí que estaba.
    Besotes 🙂

Los comentarios aquí.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s