Aplausos para el backstage

José Antonio, luminotécnico

Nunca vemos el espectáculo”, dijo Darel mientras sus compañeros asentían con la cabeza. Desde hace 17 años trabaja como sonidista en distintos escenarios, pero “el teatro es diferente, por la fineza y la exquisitez, todo tiene que salir perfecto”.

Es muy difícil que los espectadores en sus asientos, bajo la hipnosis de la función, vuelvan la mirada hacia arriba y atrás, a la cabina de sonido, por eso Darel Camejo y Alexander Leyva no son famosos, aun cuando son parte esencial de ese otro mundo que surge y que ellos ayudan a “parir” sobre las tablas.

Lo mismo sucede con luminotécnicos, tramoyistas, auxiliares de camerino y de sala, los encargados de darle vida a la gran armazón, de caminar como gatos por encima del andamio, ajustar focos, subir escaleras. El Teatro Eddy Suñol cumple 74 años este 2 de junio, y sería muy fácil hacer la historia desde los rostros maquillados y la emoción de una escena, pero poco puede hablarse -porque es difícil encontrar algún escrito al respecto- sobre quienes trabajan en la oscuridad, haciendo sus propios malabares, pero sin que nadie los vea.

Empecé cuando no existía el contrapeso. En aquella época tenía que buscar seis hombres para subir la vara de luces y los telones, ahora nada más hay que apretar un botón”, cuenta Erenio Pérez Nápoles, trabajador del “Eddy Suñol” desde hace 52 años. Entró al Teatro Lírico como mozo de limpieza y trabajó con Raúl Camayd desde el inicio de la compañía. “Lo que más apreciaba de Camayd es que trabajaba a la par de uno, ayudaba a cargar el piano, a todo. Quería mucho a sus obreros”, comentó Erenio, quien ya no tiene que subir una escalera recta de 27 metros para arreglar algún desperfecto, sino que tiene otras alternativas.

La tecnología ha permitido humanizar un poco más el trabajo del personal técnico. Con la reapertura del teatro se incorporaron sistemas que antes no teníamos implementado”, apunta Róger Rodríguez, director de la institución.

Según Darel, el trabajo de sonidista también es más sencillo. “Antes tenía que cambiar los casetes rápido entre un aplauso y otro, ahora es con una laptop”.

Las luces de un escenario, lo mismo que la música, son los responsables de la atmósfera, los autores de que uno llegue a sentir el mismo frío, el mismo calor, la misma rabia o tristeza, que sus personajes una vez que tiran sobre la escena el foco de luz.

Estamos en función de todo, antes de la obra tenemos que hacer trabajo de mesa con el jefe de vestuario, el jefe de escena, pero, en realidad, no hay mucha cultura de eso, el diseño se va armando en el camino”, acota Yainel Zaldívar, luminotécnico.

Un colega suyo, José Antonio González, e informático de formación comenta: “Es un mundo que uno desconoce, y cuando trabaja en él dice: wow, es increíble”. José Antonio comenzó en el teatro en otro puesto, y desde hace tres meses trabaja con las luces.

Consta en los archivos del teatro que aquel 2 de junio de 1939, año en que inició la Segunda Guerra Mundial, se inauguró este Cine-teatro Infante con dos tandas: la primera a las 6 de la tarde y la segunda a las 9:30 de la noche, ambas con el mismo programa. Se concibió con tres niveles: platea, balcones de preferencia y tertulia, con una capacidad de mil 200, 475 y 752 respectivamente.

A lo largo de estás más de siete décadas se le han hecho varias reparaciones, la última culminó con un itinerario de aperturas que inició con la Sala Alberto Dávalos en diciembre de 2010; la Sala Principal en julio del 2011; y del Ismaelillo en mayo del 2012, como parte de lo que se concibe como “Complejo Suñol”.

El Teatro abre sus puertas, el personal técnico ha trabajado desde la mañana, entra el público, sube el telón, los artistas se despliegan, el público ríe, llora, vuelve a reír. Los actores encarnan otra vida, y al final, reverencian al público y reciben flores. En la oscuridad, otros hombres y mujeres respiran aliviados y se emocionan, mientras los aplausos se acumulan en la sala.

Anuncios

Los comentarios aquí.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s