Ovejas negras

Qué triste es estar sentado en este banco, con el frío de la madrugada y el ardor en los ojos. Estoy tratando de recordar la última vez que vi a Yasser, creo que fue en mi casa, fue a copiar música de la que tenía mi hermano. Recuerdo también que había extraviado mi memoria y el primer impulso fue pensar que Yasser se la había llevado, me dolió pensar eso, sentí vergüenza de mí misma, pero es cierto que es difícil dar segundas oportunidades, volver a confiar en la gente.

Es que creo que hasta es coherente que el final de Yasser hayan sido una fajazón y esos cuchillazos, todos están consternados, pero quizás de alguna manera se lo esperaban, como la muerte de los que son más ancianos.

Hace tanto frío y no quiero estar sola, hoy por la mañana toqué en la puerta de mis padres y me acosté en su cama, aunque no pude dormir. Será que hay gente que viene predestinada a cosas como estas, él era la oveja negra de la familia, el descarriado, pues sí, parece que hay un destino de estos, irremediables como el de aquel tío esquisofrénico, o el travesti del otro barrio, o de Tony, el amigo de Santiago.

Desde la cama se oye el llanto de alguien detrás de una puerta, tengo sueño, pero no puedo dormir, traigo encima el peso de otra mañana parecida a esta, y que no quiero recordar…

Anuncios

3 Respuestas a “Ovejas negras

  1. abrazo pebeta kronopia, eres una persona intensamente sencible, te quiero mucho,

  2. mi Chely , otra vez nos dejas una enseñanza , con las ovejas negras , es tan dificil salir de esa categoria , bien lo se . un beso grande

  3. No amiga, él no era una oveja negra, era una oveja más de la comarca, la muerte no distingue colores, en mi barrio hay muchos Yasser, y quién dice que una mala noche un cuchillo no nos frustre el andar, sobran cuchillos y faltan las buenas acciones, te has preguntado cuántos apuñalados casi muertos pasan por tu lado cada día porque no tuvieron una segunda oportunidad. Yasser murió joven, pero ninguna muerte puede ser en vano, recuérdalo siempre alegre, y en esas noches frías, cuando estés sentada en un banco, debes pensar en la importancia de dar segundas oportunidades, Yasser no la tuvo…..

Los comentarios aquí.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s