De anoche

Locales subutilizados, en desuso, en ruinas, son mi plato de comida desde hace dos semanas. Camino por las calles, miro a un costado y me parece ver una pared en pleno deterioro, me acerco, pregunto, pero es una casa, no entra en mi investigación. El estudio tiene que ver con la conservación de patrimonio, pero también con el mal procedimiento de algunas empresas respecto a los locales que ya no necesitan o en los que han dejado de invertir por años.

Me rompo la cabeza, de hecho, me duele la cabeza (bastante frecuente en estos días), para intentar proponer una solución. Es difícil organizar y escribir todos los datos, ahora nada me parece coherente.

Afuera hay música. Además de que el barrio es más inquieto durante el verano, Yasser, mi vecino de enfrente, festeja que hoy salió de la cárcel. Su condena le reservaba tres años más, pero salió en libertad condicional. “Fíjate si me estoy portando bien que me robaron un pitusa y un par de tenis y no hice nada”, me dijo días atrás, en su último pase. Recuerdo que la primera vez que vi a Yasser tendríamos ambos unos ocho años. Ellos acababan de mudarse para la casa de enfrente, yo abrí la puerta una mañana y su madre lo perseguía por todo el portal, con una chancleta en la mano. Los dos gritaban, Yasser lloraba.

Fuimos creciendo, y Yasser se volvió cada vez más hiperactivo, más violento. No estudió, y con el tiempo era él quien le pegaba a su mamá. Le empezó a salir una mancha blanca en la piel, una mancha horrorosa que se le extendía por la cara, el cuello, el torso, como si estuviera marcado.

No me asombré cuando supe que estaba preso, sabía de sus malos pasos. No dejo de remorderme al recordar que sentí un poco de alivio, como lo sintió calladamente el barrio entero, o quizás su propia madre, ya no habrían más broncas, ni más golpes, ni más escándalos.

El último pase fue para el día de los padres, y Yasser andaba por la calle con su niño de dos años. Intentaba que su hijo lo reconociera, le hablaba con una ternura de la que nunca le creí capaz, vi a un hombre desarmado, torpe en sus gestos, como quien aprende un nuevo oficio. No me dejo engañar, sé que aún puede ser tan violento como antes, la cárcel no convierte a los lobos en ovejas, al contrario, los vuelve más agresivos, pero también más conscientes de las consecuencias de la agresión.

Yasser acaba de llegar y el barrio ya parece en sobresalto, trato de no sobresaltarme yo también, trato de creer que las cosas seguirán tranquilas, y de no prejuiciarme. Quiero darle una oportunidad, o sea, no me toca a mí darle oportunidades, pero me siento culpable, cuando le pongo doble seguro a la puerta, o estoy más atenta cuando salgo un segundo y dejo el gancho puesto. ¿Será tan difícil recuperar la confianza en alguien?

Volví a recordar la escena de los chancletazos matutinos, de los gritos diarios. Todo tranquilo hasta ahora, la música muy alta, y Yasser contando historias, tan alto que parece que discute, pero no, solo conversa. Mejor vuelvo a lo mío.

Anuncios

3 Respuestas a “De anoche

  1. Chely simplemente genial esta crónica, y sobre el tema pienso que las personas merecen una segundda oprtunidad , y que se crea en ellas asi pienso y será por eso que me doy tantos cabezazos. tu prosa es genial ,me atrapa como si fuera una criatura sedienta de leer tus llineas. un beso Bet

  2. Gracias Betsita, tus palabras me alientan mucho. También creo en que hay que volver a confiar en la gente. Yasser, con todos sus defectos, en el fondo es un buen muchacho, lo que pasa es que uno tiene que luchar con sus propias miserias, esas que te hacen juzgar al otro. Siempre lucho contra mis prejuicios, y trato de identificarlos, tenerlos ahí en la mira, por si alguno quiere salirme al paso, cortarle las alas o la raíz. un beso cubanita

  3. Pingback: Ovejas negras | Holguineros

Los comentarios aquí.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s