… Y entre luces de neón

En la oscuridad, una ballena surca el vacío con las mismas sinuosidades de una orca real. Aunque esta es de tela y no vive en el agua, los espectadores creyeron que el animal saldría del escenario y comenzaría a dibujar curvas sobre la oscuridad de sus cabezas y que terminarían viendo el espectáculo como en un planetario. Ante tal asombro no atinaron más que a pararse y a aplaudir.

Vengo del teatro, de la Sala Alberto Dávalos, donde acaba de presentarse el grupo Neón. Es la segunda vez que veo la obra, la primera fue con mi beba, y esta, al lado del jurado de esta XXX Semana de la Cultura Holguinera (del 16 al 21 de enero), en la que el grupo teatral compite por el Premio de la Ciudad.

En esta ocasión me senté bien alante, porque andaba con mi amigo Rubén que es del jurado, y traté de no comentarle nada para no condicionar su juicio, él es difícil de convencer de algo de lo que no está convencido, pero en fin no hable, aunque me moría por decirle que al final salía una ballena y que la gente siempre se impresionaba, y que ellos mismos, los actores, hacían las voces en los temas musicales, porque “El nuevo vecino” es un musical, y deslumbran a primera vista porque utilizan la técnica de luz negra. En el teatro de luz negra, los actores no se ven, se visten de negro completamente y manipulan muñecos fabricados con telas fluorescente o con cualquier material textil que reaccione ante los focos de luz.

Hace solo seis meses comenzaron a trabajar en el proyecto, aunque la idea de crearlo nació hace cinco años. El espectáculo es dirigido, musicalizado y producido por Eduardo Torres, un hombre que no conozco y que dicen, trabaja en el municipio de Banes, en los hoteles de la playa. Eduardo, además, hace los muñecos y escribe el guión. El grupo tiene 10 integrantes. El nuevo vecino es el primer espectáculo de una serie que titulan Cuentos de arrecife. La intención es completar siete obras con las temáticas de la amistad, el cuidado del medio ambiente, el respeto a las diferencias, entre otras.

En Holguín los referentes más cercanos del uso de esta técnica es el espectáculo “La calle de los fantasmas” que hace unos años hizo el Guiñol (de Holguín) y un grupo que hay en la provincia las Tunas.

Me fui del teatro aún con las luces apagadas y dejé al jurado cuchicheando entre ellos. Veremos el 21 de enero, cuando se entreguen los Premios, si ganaron algo. No pude evitar por esas asociaciones que hace el cerebro, regresar al periódico cantando esa canción de Polito y Pablo, que en una parte dice algo así: “… y entre luces de neón y muchachas de Nestlé”, na que ver, pero llegué cantando.

Anuncios

Una respuesta a “… Y entre luces de neón

  1. QUE INTERESANTE , YO TAMBIEN ME HUBIERA ASUSTADO , PERO YA SBAES EL ARTE TIENE MUCHAS VERTIENTES . GRACIAS POR COMPARITR CON NOSOTROS ESTA HISTORIA

Los comentarios aquí.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s