El agente Gerardo de la seguridad cubana habló a los jóvenes holguineros

Este martes estuve en la Facultad de Ciencias Médicas Mariana Grajales de Holguín, para el encuentro con el ex-agente de la seguridad cubana José Manuel Collera Vento. Lo imaginaba de otro modo, vestía de blanco, no usaba espejuelos y tenía la voz ronca. Los estudiantes preguntaron y yo copié todo lo que decía para mi reporte al periódico, soy periodista por si los que me leen no lo saben. No he tenido tiempo de escribir algo menos formal, me emocioné mucho, los estudiantes también, pero publico aquí lo que escribí para el semanario ¡ahora! Espero les llegue de alguna manera:

José Manuel Collera Vento, uno de los agentes cubanos desclasificados en la serie Las razones de Cuba, jamás olvida el modo en que su hermano lo miró durante años, “con cierta ojeriza” subraya y sigue: “Él es el prototipo de revolucionario de la familia, y aunque nunca me criticó nada, no estaba conforme con mi actitud”.

El día que transmitieron Ayudas peligrosas, el capítulo de la serie cubana en el que se revela la identidad del agente Gerardo, alguien le contó que su hermano se volvió como loco y salió gritando al balcón.

José Manuel sonríe, parece que vive el momento cada vez que lo cuenta, esta vez a más de 300 estudiantes de la Facultad de Ciencias Médicas Mariana Grajales de Holguín, con quien comparte además el amor por la medicina. El encuentro con los alumnos de esa universidad se produjo este martes en el pequeño teatro de la institución.

Cuando caminó por el pasillo y llegó hasta la tarima, todos conocían lo publicado en la serie televisiva: el agente Gerardo, cardiólogo infantil de profesión, trabajó desde 1975 al servicio de la seguridad del estado. En su labor puso al descubierto los intentos de acción de subversión directa contra Cuba a través de supuestas “ayudas humanitarias”.

Las preguntas de los futuros médicos se encaminaron entonces a rellenar el esbozo, y completar el cuadro con los matices de su voz, su postura, y los datos que no revelaron los medios de prensa, como las causas para su reclutamiento, los riesgos que afrontó mientras estuvo cerca del enemigo, su reacción cuando recibió La medalla de la libertad -la condecoración más alta que otorga la Bancada Republicana del Senado Estadounidense-, el juicio de un norteamericano, en el que debía participar como testigo y por lo cual tuvo que descubrirse a sí mismo como agente, entre otros recuerdos que fue sustrayendo de su memoria.

Aconsejó a los jóvenes a que se mantuvieran alertas, “porque ahora ustedes son los que están en el punto de mira”. Los alentó además, a ser buenos profesionales y a mantener siempre un buen trato con los pacientes. Casi en los finales, la Facultad le otorgó la medalla XX aniversario Mariana Grajales, la más alta distinción que entrega esta Casa de Altos Estudios, y en medio de los aplausos Collera volvió al micrófono: “el mayor riesgo que sufrimos después de ser desclasificados es que en uno de estos encuentros nos de un ataque cardíaco”.

Anuncios

Una respuesta a “El agente Gerardo de la seguridad cubana habló a los jóvenes holguineros

  1. En cualquier país de América, un agente de seguridad es alguien a quien la gente común mira de reojo y al que prefiere mantener de lejos. Porque, así su organismo se llame de Inteligencia, de Información, de Investigación, Judicial, y otros varios etcéteras tratando de disimular su tarea nefasta, siempre él es un personaje funesto, capaz de involucrar a cualquiera en cualquier trama por razones como paga, poder, chantaje, resentimientos personales, incapacidad para otro empleo, disfunciones siquiátricas. Y bastantes veces son o han sido ellos mismos quienes a punta de coerción arrancan confesiones, ciertas o no, que para eso el agente tiene un muestrario extenso.

    Pero en Cuba no. En Cuba no, sencillamente porque la seguridad del Estado está en manos del ciudadano común. Ciero que hay una estructura profesional ad-hoc, pero un agente de Seguridad del Estado enfrentando todos los riesgos, aun a costa de su bienestar personal y a pesar de todos los pesares, es por definición cualquier persona común: un obrero, un profesional, un cuenta-propista, un estudiante, un jubilado. Comunista o no, funcionario o no del Estado, esté en Cuba o en el extranjero, manifieste o no por la Revolución, ateo, cristiano, yoruba o agnóstico. Entonces ¿qué los une, que los determina, qué los hace acudir a esa trinchera díficil y combatir desde allí protegiendo los sueños y esperanzas de su pueblo? Sencillo, el ser cubanos dignos.

    Los gobiernos del imperio trasnacional y las entidades espías adversarias desconocen históricamente algunas verdades simples: Cuba es un país, no una colonia; Cuba soberana decidió tomar su propio camino, guste o no a quien sea y asumiendo todos los costos; la Revolución regala a raudales dignidad, para sus hijos y para los pueblos del mundo. Por esa ignorancia los adversarios se equivocan siempre. Por esa impotencia toman venganza en los Cinco Héroes.

    Está claro para cualquiera con dos dedos de frente: con Gerardo otra vez se equivocó el imperio, al igual que con los Cinco Héroes, que con los otros compañeros revelados por Las Razones de Cuba… y lo que seguro les desvela ¿cuántos más? ¿cuáles más?

    Gracias, compañero José Manuel Collera, por mostrarnos una vez más que la conciencia, el honor y la dignidad no se ponen en venta. Por reiterar el manifiesto del poeta Leonel Rugama nica combatiendo hasta el fin contra la guardia somocista cuando le pidieron rendirse: “¡Que se rinda tu madre!”

Los comentarios aquí.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s