Holguineros en el parque: peces en el agua

Texto y fotos: Aracelys Avilés
Holguín es conocida en toda Cuba y buena parte del mundo como la Ciudad de los Parques. Según el Departamento de Mobiliario Urbano de la Dirección Municipal de Comunales de nuestra región, existen en el municipio 263 instalaciones de este tipo, cifra que justifica el comentario popular de: “aquí donde quiera que hay un hueco ponen tres bancos y hacen un parque”.

Es usual que la vida de una localidad se desarrolle desde una plaza principal que conecte a las arterias del pueblo. Desde el punto de vista de la arquitectura, los parques favorecen la circulación de aire de la ciudad, y son excelentes bases a partir de las cuales proyectar una zona. Son muy buenos para la visibilidad de las construcciones, por ejemplo, en La Habana Vieja es muy difícil hacer una foto de una fachada, por la estrechez de las calles y la ausencia de plazas, sin embargo, en Holguín el transeúnte tiene el control visual de su entorno.

Los espacios abiertos en general benefician emocionalmente a las personas que los transitan. Dan la sensación de apertura, liberación, holgura. En especial el parque Calixto García, nuestra plaza principal, es un espacio incomparable para tomarse las cosas con calma, quizás por sus enormes dimensiones, el color blanco de todas sus estructuras, y la placidez que transmite el mármol.

El “Calixto” es como la sala de la casa, vamos allí a hacer gala de lo mejor del armario, y a encontrarnos con los amigos.

Desde que pisamos el parque comenzamos a percibir esa psicología de grupo, esa especie de entendimiento que se establece de manera espontánea. Por ejemplo, las personas que andan solas, casi siempre se sientan a la misma distancia una de la otra. Es sentido común, pero también “psicología de parques”.

Tiene sus zonas bien definidas, para los populares, los marginados (chivos expiatorios de la sociedad): cualquiera que lo visite con frecuencia, sabe en qué banco sentarse para encontrar o esperar a sus amigos, o sabe dónde refugiarse, en qué parte será inadvertido. Holguineros en un parque es como decir peces en el agua, es nuestro hábitat social natural, aún más si se trata de un lago grandísimo de mármol.

Anuncios

Los comentarios aquí.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s